El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico puede ser una forma muy eficaz de minimizar o evitar perdidas de orina. Estos músculos se pueden controlar de manera voluntaria, por lo que se recomienda ser persistente, ya que los resultados empiezan a notarse de 2 a 4 meses.

Los músculos del suelo pélvico son un grupo de músculos situados en la parte inferior de la pelvis que forma su suelo, de ahí su nombre. Estos músculos rodean la uretra (el conducto urinario) la vagina, el ano y el recto son los encargados , junto con los músculos de los esfínteres, de mantener el control sobre esto orificios, evitando las perdidas de orina o heces.

Cuando los músculos del suelo pélvico son débiles, se pueden producir perdidas, por ejemplo, al toser, estornudad o hacer ejercicio físico.

El autoconocimiento es uno de los dones más importantes de cada ser humano, para ello debemos ponernos en manos de profesionales. Personal te ayuda en este proceso, sacando el mejor partido de ti mismo, una vez que aprendas a localizar, fortalecer y trabajar tu musculatura de manera más precisa y beneficiosa para ti, sacando el mejor rendimiento posible tu cuerpo puedes practicarlo en casa o en cualquier momento o situación que sea propicia para ello. Personal te enseña a sacar el mayor partido de ti mismo.