Desde hace algunos años se han puesto muy de moda la “leche de avena, la de arroz, la de soja, etc.”, pero el término “leche” en este caso es incorrecto. Lo correcto es hablar de ”bebida”: bebida de almendras, bebida de nueces, o simplemente bebida vegetal; etimológicamente la leche sólo puede salir de una mama (“leche es la secreción mamaria normal de animales lecheros obtenida mediante uno o más ordeños“) y las bebidas vegetales son eso, vegetales.

Una vez aclarado este punto que me parece importante, quiero hablaros acerca de estas bebidas; algunas personas han dejado de consumir lácteos, o han reducido su consumo sustituyendo productos como la leche, el queso o la mantequilla por otros productos de origen vegetal. Hay varias razones que les han llevado a hacer esto: porque son intolerantes a la lactosa o sufren de colesterol alto, porque siguen una alimentación vegana, porque llevan una dieta de adelgazamiento, o simplemente por principios morales (no quiero polemizar y tampoco es el objetivo de este blog, pero no conviene olvidar que la actual industria lechera es bastante cruel; las vacas utilizadas para la producción intensiva pasan una gran parte del día en pequeños cubículos de cemento en los que apenas pueden darse la vuelta. Son inseminadas una vez al año durante cuatro años; cuando ya no sirven, son reemplazadas por las terneras que hayan alcanzado los dos años de edad. Y voy a dejarlo en este punto porque, como os digo, el objetivo de este blog es otro).

Las bebidas vegetales pueden ser de tres tipos según procedencia: de legumbre, de frutos secos y de cereales. Tienen importantes beneficios como:

a) No contienen lactosa ni colesterol.
b) Son bajas en grasas.
c) Tienen un elevado porcentaje de grasas mono y poliinsaturadas, beneficiosas para el corazón.
d) Poseen un alto contenido en vitaminas B, además de una relación equilibrada entre el sodio y el potasio.
e) Son perfectas para personas con digestiones lentas, problemas de estreñimiento, colon irritable, …

Aunque existen muchas bebidas vegetales, cada vez más, nos vamos a centrar en mis tres preferidas: la de soja, la de avena y la de almendras.

Es importante que, a la hora de consumir un tipo de bebida u otro, os fijéis muy bien en la etiqueta con los ingredientes para saber que estáis eligiendo la mejor opción; por ejemplo, la marca Alpro cuenta con una bebida de soja sin azúcares añadidos que, si miráis sus ingredientes, descubriréis que se trata de una de las mejores:

– La cantidad de soja es aceptable (habas de soja descascarilladas: 8,7%).
– No tiene ningún tipo de azúcar.
– Está enriquecida con calcio: carbonato cálcico y vitaminas.

La bebida de soja es la que mejor sustituye a la leche de vaca, ya que sus valores nutricionales son casi idénticos; las demás bebidas vegetales no sustituyen a la leche de vaca salvo en “el momento” de tomarlas: con café, en el desayuno o merienda, … Entre sus beneficios específicos destacan los siguientes:

1) Es buena para personas alérgicas a la lactosa.
2) Es la más digestiva gracias a que no necesita enzimas para ser digerida.
3) Es excelente para personas con diabetes: libera los azúcares poco a poco, manteniendo este componente en sangre en su modo más óptimo.
4) Disminuye el colesterol, siendo una de las leches más beneficiosas gracias a su composición a base de isoflavonas, ácidos grasos y proteínas.
5) Alto contenido en calcio. Mejora la circulación y la cicatrización.
6) Dispone de potasio y magnesio, ideal para el control de la hipertensión arterial.
7) Es muy recomendada para mujeres, ayudándonos en el síndrome pre-menstrual, gracias a sus isoflavonas.
8) Gran cantidad de fibra, vitaminas B1, B2, D, ácidos grasos omega-3, antioxidantes, fitoestrógenos, manganeso, selenio, fósforo, colina, folato, etc.

La bebida de avena cuenta entre sus beneficios con los siguientes:

1) Es de fácil digestión.
2) Contiene fibra que combate el colesterol y los triglicéridos, al tiempo que mejora la flora intestinal y ayuda frente al estreñimiento.
3) Su consumo crea sensación de saciedad y ofrece protección cardiovascular al aportar pocos ácidos grasos.
4) Muy rica en carbohidratos: 100 gramos de esta bebida aportan casi 10 gramos de hidratos de carbono.
5) Dispone de ácidos grasos esenciales como el linoléico, antioxidantes y vitamina E.
6) Alto contenido en proteínas: 1 vaso de leche de avena aporta 2 gramos de proteínas.
7) Alto contenido en vitaminas B, esenciales para el buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso.
8) Presencia de aminoácidos esenciales, los cuales ayudan a nuestro organismo; por ejemplo, en la formación de nuevos tejidos.
9) Elevado contenido en calcio: 100 gramos de leche de avena aportan 120 mg. de calcio.

La bebida de almendras es una de mis favoritas:

1) Digestiva, previene el colesterol y la osteoporosis.
2) Es de las más nutritivas.
3) Beneficiosa para personas anémicas, débiles, o con problemas hepáticos.
4) Muy beneficiosa para el cerebro y los músculos por su alto contenido en potasio.
5) Su alto contenido en fibra es ideal para el estreñimiento, disminuyendo además el riesgo de cáncer de colon.
6) Alto contenido en magnesio, hierro, calcio y vitamina E.
7) Apta para celíacos: es un producto vegetal totalmente libre de gluten, por lo que es válida para personas que sufren esta enfermedad.

Lo bueno de estas bebidas vegetales es que, si no queréis comprarlas en el súper, podéis hacerlas vosotros mismos en casa; en Internet encontraréis infinidad de recetas y así estaréis seguros de los ingredientes que estáis utilizando 😉

Espero que el artículo os haya resultado interesante además de abriros la mente a otras opciones a la hora de desayunar / merendar ;D

Si queréis estar al día de otros temas relacionados con la nutrición y el deporte, no os perdáis nuestros canales sociales:

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/personalbymartarosado/
YOUTUBE: https://www.youtube.com/channel/UCg2P7vuZOscOSKbciLbDUbw
FACEBOOK: https://www.facebook.com/personalbymartarosado/
TWITTER: https://twitter.com/PersonalbyMarta

Marta Rosado